martes, 13 de mayo de 2008

el genoma del ornintorrinco es el eslabón perdido

el delantero de provincias, a punto de marcar un gol decisivo, que hará que su equipo gane la copa... sabe que va a marcar antes de hacerlo.

él no gana los millones que se embolsa messi o cristiano ronaldo, pero sabe que su esposa se encuentra expectante en la grada, acompañada de una amiga.

en el instante en que comienza a correr con un balón invisible rodándole entre las piernas, no sabe porqué razón le viene a la mente que el genoma del ornitorrinco es el eslabón perdido.

....

cuando el cancerbero encaje el gol que él va a chutar, saldrá en todos los periódicos de tirada nacional (la copa es la copa) y quizá algún equipo de primera se fije en él.

en su momento, la zurda (de pies y manos) que tanto le obligaron a cambiar en el colegio, y que él con una buena dosis de cabezonería no permitió darle la vuelta, será la que le encumbre en la mini historia de su vida.

corre...corre... y mira de reojo al lateral derecho, que va a oficiar como maestro de ceremonias del éxito que aun no existe.

corre...corre... y ya inmerso en la mitad de la mitad adelantada del campo, le pasan el esférico.

ahora, la pelota invisible, se ha llenado de cuero blanco y ya solo mira fijamente a los ojos del portero para engañarle en los rincones...él, que nunca miente, diciéndole telepáticamente y con sus ligamentos en tensión, que va a chutar por un lado, que va a ser previsible...

...cuando, al final, terminará haciéndolo por el otro, el que no se espera, el que no existe en los guantes del que está debajo de los palos.

entra en el área con todo el cuidado del mundo, para no incurrir en fuera de juego, y de repente se acuerda de todas las veces que, en la cama con la que antes era novia y ahora mujer, iba con el miedo ilusionante de no dejarla embarazada mientras entraba en ella...tan jóvenes eran.

"adelante, pero niños ahora no" se repetía como una salmodia...

"adelante, siempre en línea y hasta la cocina...pero con cuidado" se repite ahora...

el momento de la verdad ha llegado y ya no existen más hombres en el área pequeña, con un fondo de marabunta, que él mismo y el portero...igual que los besos que en medio de calles repletas de bares y multiplicadas por personas, se daban él y la esposa que le espera en la grada.

ahora si, chuta y gol...no podía ser de otra manera...

en ese concreto segundo, y emulando a los que si que salen no solo en el as, observa el graderío expectante con los ojos hechos prismáticos de caza o de ópera, mira a la mujer que le mira a tantos metros y se besa la alianza de oro blanco, cuyo par se encuentra a cientos de metros más allá.

entonces ya le dan igual el olimpo, los flashes y solo piensa en agradar con ese gesto a su mitad, que le espera arriba en la grada acompañada de una amiga.

besos y abrazos

3 comentarios:

tania dijo...

Desde luego, donde se ponga el amor verdadero observando desde una grada e infundando todo el corage que hace falta para lidiar con el balón que se quite el resto.. que el resto solo es atrezzo...

Ahora retransmitiendo también partidos sinfoneta?.. sin duda le darías un punto muy humano y terrenal a tanta estúpida "Star without shine"

Besotes :)

Noelia Mussol dijo...

cuánto tiempo sin pasar por vuestras páginas... Me encanta ver que sigues invariablemente genial.
Un abracito!

sinfonía agridulce dijo...

-tania: esto es ficción, para todo lo demás habrá q ver el telediario...

-noelia mussol: bueno, seguir, seguir (lo q se dice seguir) sigo invariablemente azul :)

besos