miércoles, 7 de mayo de 2008

la pesadilla que se muerde la cola

¿donde van las conciliadoras paellas en las que marido y mujer se convierten en entes solo reunidos por la hija que se come el deshaucio estomacal de sus progenitores?

al triángulo de las bermudas del sentimiento, supongo. a ese lugar donde los radares no llegan y los cruceros de placer acaban tragados por ondas extrañas en algún lugar del mar.

el hombre, concentrado en rebañar "los bichos", es una alianza apretada en el dedo morcillón que le ha tocado en desgracia sin darse cuenta.

la mujer, que tiene la mirada perdida en el futuro de dos en uno y difuminándose más a cada bocado, mira los bucles de su hija como si en ellos pudiese encontrar una respuesta.

¿y la hija?

probablemente se dará cuenta de su papel de convidada de piedra cuando, andando el tiempo, tenga que lidiar con algún otro dedo morcillón que se interponga, poniéndose, en su camino.

quizá en ese momento diga basta y la pesadilla que se muerde la cola de los besos presentes, se presente en su futuro para quedarse en el pasado, aquel que fueron secuencias de un guión anodino en una película costumbrista y en la que una pescadilla siempre aparecía mordiéndose la cola.

no sé porqué me apetece tanto poner ésta canción de mi adorada britney "juguete roto" spears después de postear éste drama gastronómico. como me censuro poco pues ahí va...gimme more :)



abrazos y besos

4 comentarios:

tania dijo...

Y los profanos????? :D

Montse dijo...

al triángulo de las bermudas del sentimiento...
Besos

sinfonía agridulce dijo...

-tania, los profanos no saben ni jota pero seguro que son más felices :)

-montse, de repente el triángulo de las bermudas del sentimiento me ha parecido una zona algo púbica, no? ;)

besines

Montse dijo...

Si creo que si sinfonia.
Un beso