miércoles, 21 de mayo de 2008

la muerte nos da una vida de ventaja, que es como ver los toros desde la barrera.

hay quienes tienen doble ventaja y se tiran al ruedo para que les coja el toro.

hay quienes están ya muertos y su ventaja es como un cactus en los jardines de babilonia.

los más afortunados son los que han caído en déficit de fósforo, ya que podrán disfrutar de las cosas como si las probaran por primera vez. estos no solo poseen una vida de ventaja, como el resto, sino un nuevo cordón umbilical...listo para ser de nuevo cortado.

los coches son los auditorios unívocos en los que, casi, nunca hay que pagar entrada...

"azul", todo es azul...

abrazos

4 comentarios:

tania dijo...

O la vida nos da la muerte como redención... podría ser... y lo único que hacemos es aprovechar (unos más que otros) lo que nos queda hasta morirnos.. así se entendería que hubiese gente mala malísima en la vida y que no parezcan tener un castigo justo...

Besitoo :)

Montse dijo...

La muerte como final (o como principio según quién lo cuente, como todo...)
Besino

sinfonía agridulce dijo...

-tania: amén :)

-montse: amén también :)

besos a las dos

Noelia Mussol dijo...

mi meta de este año es empezar a vivir un poquito más la vida, viajar más, perderme en muchas miradas, hacer cosas que me apasionen de verdad... y así, cuando la muerte venga un día o una noche cualquiera, tedré muchas batallitas que contarle. Y espero no aburrirla.